miércoles, febrero 15, 2012

Cupcakes Red Velvet - Receta sencilla y accesible!




A ver, llevo poco en esto. Pero llevo lo suficiente para empezar a conocer mis limitaciones prácticas y he de reconocer que los Red Velvets se me presentaban como el oscuro objeto de deseo de los cupcakes... Y es que todo el mundo admite que son de sus favoritos, parecen complejos de hacer, delicados y cremosos... Vamos, que me daba pánico acercarme a ellos.




Y más sabiendo que mi cocina es, salvo por internet, de lo más básica ya que yo, al vivir en la Región de Murcia, no tengo acceso a productos, digamos, especiales o raros más allá de la sección internacional del Carrefour o del Mercadona. Así que el buttercream, buttermilk y todas estas cosas me sonaban a inalcanzables... peeeeeeero, no es asi!

Así que aquí os traigo mi receta de unos estupendos, delicados y suaves Cupcakes Red Velvets con elaborados con ingredientes 100% accesibles. Además, aproveche y los utilicé como Cupcakes de Cumpleaños! A la fuerza tenía que tener éxito con esta receta! ^__^




Receta para 12 Cupcakes Red Velvet con (ingredientes fáciles de encontrar).

Ingredientes de la base:

150 gr. harina de trigo normal, tamizada.
1 cucharada de cacao puro en polvo (Mercadona tiene la marca Valor)
1/2 cucharada de bicarbonato
1/2 cucharada de levadura química (tipo Royal)
55 gr. mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
150 gr. azúcar normal
1 huevo
1 cucharada de esencia de vainilla
1 cucharadita de vinagre blanco
colorante rojo (a ser posible en gel o pasta, el líquido, aunque fácil de encontrar, deja poco color).
120 ml. buttermilk *
Una pizca de sal**

* Aquí os cuento un truco, el buttermilk podeis encontrarlo en el lidl pero si no podeis o no quereis, haced lo siguiente:
Verted en un vaso 120 ml. de leche normal a temperatura ambiente o ligeramente calentada en el microondas y agregadle una cucharada de zúmo de limón. Tapad el vaso con plástico de envolver y dejadlo reposar unos minutos, desde 10 hasta toda la noche. Vereis como la leche comienza a hacer grumos y se vuelve todo nata. Ya teneis el buttermilk listo para vuestros Red Velvet!

** La receta de Red Velvet suele llevar una pizquita de sal en la mezcla pero yo preferí no añadirla. Al gusto va.

Preparación:
Precalentamos el horno a 170º. Mezclamos el azúcar y la mantequilla hasta que están completamente integrados. Añadimos el huevo vatido y la cucharada de vainilla.
Aparte, mezclamos la harina con la cucharadita de levadura y el cacao. Incorporamos la mitad a la mezcla anterior y seguir batiendo. Añadir ahora el buttermilk. Alternaremos siempre un poco de buttermilk con la harina restante hasta conseguir una masa suave y bien homogenea. Batimos un poco más.
En un vasito tendremos el vinagre y sobre él vertemos la cucharilla de bicarbonato para, rápidamente, incorporalo a la mezcla. Añadimos el color rojo (meramente estético) hasta tener un tono intenso y batimos unos minutos más.
Vertemos la mezcla dentro de las cápsulas y las llevamos al horno durante 20-25 minutos (o hasta que el palillo pinchado salga seco).
Sacamos del horno y dejamos enfriar dentro de la bandeja unos 5-10 minutos y luego otros 20 en una rejilla.





Ingredientes para el buttercream:

125 gr. queso fresco de untar a temperatura ambiente; vale cualquier marca pero que no sea light. Yo utilicé Philadelphia.
60 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
300 gr. de azúcar glas.

Preparación:
Batimos la mantequilla y el azúcar para que quede lo más homogeneo posible. Dadas las cantidades, es mejor hacerlo a mano o con la mínima velocidad ya que el azúcar saltará por los aires. Cuando creaís que ya no podeís incorporarlo más, verted el queso fresco y batid. Ya no os dará ningún problema la mezcla. Cuando todo esté perfectamente integrado, lo metemos en una manga con una boquilla al gusto, yo utilicé una Wilton 22M, una estrellita pequeñita y decoramos nuestros red velvets con todo el amor posible porque creedme, son todo amor!!

Espero que os haya convencido para perderle el miedo a los Red Velvets! Una vez que los hagais, nunca más saldrán de vuestra cocina!



Todos un amor!
He de decir que quería publicar esta receta días ANTES de San Valentín pero bueno.. a tocado DESPUÉS. En cualquier caso, todos los días son para intentar querernos un poquito más, no? ^__^♥







Pd: Voy amor todavía más! He conseguido curso con Alma, de Objetivo: Cupcake perfecto! No me lo creo! =^_____^=

7 comentarios:

CrispiCake dijo...

Que bonitos!!!. Me encantan los cupcakes de red velvet, hasta ahora son mis preferidos y estos tienen una pinta increible. Besos.

Rebeca* dijo...

Te han quedado la mar de monos, y seguro que estan deliciosos. Yo aún no los he probado, pero ya va siendo hora..
Besos!!

mydulcecandela dijo...

Que bonitos y que buena pinta tienen

rochyam dijo...

Qué bonitos te han quedado y con velitas y todo, muuu monos. Yo hice la buttermilk con nata.. siesque puestos a ser brutas pues eso.. y sí, están buenísimos.. pero a mí no me sabían a nada por sí solos.. vamos que no es una masilla que tenga un sabor particular. Bueno sí, al aromilla y eso, pero de textura sí le doy un 10. Por ciertoooo prueba los de dulce de leche que tienen una textura parecida. Muaksss. Ya nos vemos.

Duckland dijo...

Gracias chicas!!
Rochyam, te doy la razón!

Dios! Qué ganas de tener un rato de descanso para ordenar ideas, experimentos y recetillas!!

Carolina dijo...

Te han quedado estupendos, a mi me pasó igual por el buttermilk me echaba siempre para atrás, pero finalmente la semana pasada hice el pastel y quedo alucinante... está riquisimo ^^

laurilla fondant dijo...

te ha quedado muy muy bien. a mí me daba respeto lanzarme con los red velvet, pero el resultado también me gustó bastante.
besos!