viernes, abril 26, 2013

Aotearoa, un periplo de los gordos. Parte 2, la cocina neozelandesa.


 Nos habíamos quedado en que la historia de Nueva Zelanda es todavía joven, fogosa, orgullosa de su propia identidad como "kiwis": mitad británica y mitad maorí; mitad cosmopolita, mitad cerrada a las interferencias extranjeras; mitad protestante y mitad animista; mitad y mitad en todo. Una dicotomía en toda regla, de extraños opuestos en equilibrio.

Y con su cocina ocurre algo parecido pero para entenderlo hay que tener presente la clase de británicos que llegaron a sus costas en el siglo XIX.

Es mundialmente conocida su gastronomía, sus vinos y su panadería y así lo creía yo cuando llegué. Dadas las condiciones climatológicas de las islas, la calidad de sus frutas y verduras no tienen igual en todo el mundo. Y lo digo desde mi casa murciana, conocida como "la huerta de europa". Tierras tan fertiles, aguas tan puras y poca agricultura intensiva hacen que cojas un tomate y de lo enorme que es creas que viene del espacio exterior. Y además está bueno, sabe a tomate. Y solo como ejemplo!



El problema aquí es que, como podeís ver en este par de fotografías, apenas nadie se para a comprarlas. No son caras, al menos no todas, pero no las comen. Solo veías población asiática y germana comprando. Digo germana porque tras la II Guerra Mundial, NZ se convirtió en un asilo para aquellos que huyeron del reich y a día de hoy, la población germana en Wellington alcanza casi la quinta parte de la población total en la capital.




Pues qué comen, entonces, los kiwis?
Pues nada bueno, francamente. Es tal la cantidad de productos procesados, envasados, enlatados y llenos de aditivos a simple vista nocivos que te planteas si es que están mal de la cabeza.
Y es que, recordad, aquellos primeros colonos británicos no eran presidiarios ni foragidos, eran nobleza y clase media-alta, snobs con sirvientes a los que ordenaban servir comidas típicas del norte de europa. Y no era buena comida. En lugar de aprovechar lo que NZ ofrecía, siguieron optando por la comida británica -empanadas y guisos de carne- y asíatica -procedente del periodo imperial-.

Ingredientes de un Tiramisú. Visto en un Hipermercado. Clic para ver más grande.

Eso si, una cosa que me encontré fueron las grandes cantidades de ingredientes específicos de repostería que tanto cuestan encontrarse en España: extractos, esencias, colorantes líquidos y en gel, glucosa, fondant, cremor y ácido tartárico, golden syrup, diferentes tipos de azucares, mogollón de frutos secos y frutas escarchadas ideales... Lástima que por cosas de aduanas solo pude traerme un par de esencias y alguna que otra cosilla más, como el famoso Mixed Spice británico. Esa espécia que es una mezcla de especias en sí misma y que huele de maravilla!

Y no son caros! Las esencias, a 2,96 NZD equivale a unos 1,70 €

Pues bien, el caso es que, a día de hoy, tienes influencias de toda asia y europa en su comida, pero no existe una gastronomía TI-PI-CA-MEN-TE neozelandesa como tal. Solo materia prima excelente poco o mal aprovechada.

Pero hay algo que si que comen.
Vaca. Concretamente de la clase Angus, originaria de Irlanda.
Mucha vaca. Muchísima vaca. Y en cantidades industriales.

Dada la cantidad de vacas que residen en las islas, Nueva Zelanda tiene el grosor más delgado en la capa de ozono de todo el planeta -y lo aprendimos tras torrarnos mucho el primer día, a partir del segundo, protector factor 50-.
Muchas vacas.

Vacas, vacas everywhere!! Por todas partes, vacas!

La especie temible conocida como "Vaca de Rio" xD Se ha declarado una sequía y los animalicos vienen al rio a beber.

Y claro, todo lo celebran con una barbacoa. Y no un par de fileticos y ya, no. Sacos de salchichas de vacuno por kilos y por metros. Estantes y estantes llenos de carne procesada. Bandejas y bandejas de vaca hasta donde la vista alcanza. Apenas media estantería para el cordero, el pollo y ¿pescado? Nop. No hay pescado. Solo algunas piezas de ahumados. Cero. Nada. Increíble pero cierto.

¿Están gordos los kiwis? Si y no. Gordos están los maoríes, pero por cuestiones tradicionales. Los pakehas -"hombre blanco"- están todo el santo día haciendo ejercicio. O bebiendo cerveza, pero esa es cuestión aparte. ¿Sabíais que en NZ nacieron los de deportes de riesgo más extremos? Jetboat, trekking, extreme mountain bike, skydiving, rafting… y el bungy jumping, como el puenting pero rebotando. Pues a base de deporte queman la vaca.

"Pero no te enrolles más, cansina, ¿Cómo es la repostería neozelandesa?!"

Llegados a este punto, podemos afirmar que la base de su gastronomía consiste en carne, grasa y comida insípida procesada en exceso.
No tienen mala pinta, verdad? No son caros, tampoco. Pero hay que leer sus ingredientes para alejarte huyendo de allí
Pues la pastelería es igual, exageradamente grasienta, sin gusto y llena de aditivos. Con buena pinta? No siempre. Si no, fijaos en los "Red  Velvet" de más abajo, que te vienen en un supermercao normal.


Unos Red Velvet con una pinta bastante ¿sospechosa? x__x

Por fortuna, no todo fué negativo respecto de la pastelería repostería en Wellington. Lo bueno, y lo mejor -que lo hay-, lo dejamos para mañana.

Gracias por leer hasta aquí!

1 comentario:

María dijo...

Estoy enganchada! quiero 3ª parte!
^_^