viernes, enero 20, 2012

Cupcakes Rainbow Buttercream (Fresa y Vainilla)

Buf, estoy muertecísima! Llevo una semana de mil demonios, corriendo de acá para allá preparando cien mil asuntos y no quería dejar pasar la tarde de hoy, destinada única y exclusivamente a preparar unos cupcakes para el cumpleaños del baterísta del grupo murciano Rosewood, que dan un concierto mañana noche en el Bar Revolver en Murcia a eso de las 23:00 más o menos. Entrada gratuita, por cierto. Quien quiera venir, junto a la barra estaré, jugando el rol de groupie rocker.

Pues eso, que para celebrar el cumple del baterísta, incondicional de mis humildes creaciones, le había prometido un regalito "miamolyatusabeh" en forma de cupcakes lisérgicos hiper azucarados.



Me encanta el color rojo del corazón contra el verde del buttercream.


Son sencillos, magdalena clásica, suave, avainillada. Buttercream multicolor cremoso y ligero a la vez. Sabor a fresa (me encanta el nesquik de fresa, no lo puedo evitar!) y a miles de millones de sprinkles de colores, corazoncillos y glitters!


El efecto que se consigue mezclando colores en la manga es genial.


Mi chico me ha preguntado que porqué estos tienen esa pinta tan... tan como... como de "niños", en referencia a las suaves creaciones, finas y delicadas que ve en los libros que se amontonan en los rincones de mi casa. Mi respuesta:

"Es un cumpleaños y tienen que ser divertidos, es como un montón de pequeñas tartas de cumpleaños de colores para un montón de niños!!"

La receta, para 12 Cupcakes Rainbow Buttercream de fresa y vainilla.

Cupcake de vainilla

115 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
150 gr. de azúcar granulada (normal)
3 huevos L
1 cucharada de esencia de vainilla
170 gr. harina normal
60 ml. leche entera o semi-desnatada
12 gr. (una cucharadita) de levadura química (yo he utilizado Royal)
1 pizca de sal

Precalentar el horno a temperatura 180º. Preparar una bandeja para 12 cupcakes con 12 cápsulas normales.

Batir la mantequilla y el azúcar hasta que se intregren y se forme una masa homogénea. Sin dejar de batir, añadir los huevos, de uno en uno batiendo bien para integrarlos. Añadir a la mezcla una cucharada de harina para que no se corte.
Añadir la vainilla. Batir hasta que todo se mezcle y quede bien integrado.

Por otra parte, tamizar la harina junto a la levadura y la pizca de sal.
Ir añadiendo la harina, poco a poco, alternando con un poco de leche a baja velocidad, con cuidado de no dejar la cocina nevada (eso pasa mucho, a mi, por lo menos!). Seguir batiendo hasta que todo esté bien integrado.

Verter una cucharada de la masa en cada cápsula hasta rellenar 3/4 de la misma. Llevar al horno y dejar entre 18-20 minutos o hasta que estén doradas. Para comprobar, ya sabéis, palillo a matar y si sale limpio, listo!


Para la Buttercream de fresa:

330 gr. de azúcar glas
225 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente.
70 ml. de leche entera
2 cucharadas de nesquik de fresa o preparado de batido de fresa.
Geles de colores y sprinkles varios para la decoración.

Originalmente iba a utilizar nata, en lugar de la leche y la fresa, pero es que la textura y el sabor que deja la leche con fresas es tan tan tan estupenda que no he podido resistirme.
Si no teneis el nesquik de fresa a mano, en lugar de la leche con nesquik, utilizad 70 ml. de crema de nata (whippin cream) y 1 cucharada de esencia de vainilla.

Mezclar la mantequilla con el azúcar tamizado muy cuidadosamente, añadir las dos cucharadas de nesquik de fresa a la leche y verter la misma en la mezcla. Mezclar.

Una vez hecha la mezcla, tiene un color rosa pálido precioso. Como yo quería que fuera algo muy llamativo y exagerado, dividí la mezcla y puse unas gotas de gel de colores en cada grupo. Tras incorporar bien el color, fui rellenando LA MISMA manga pastelera (tip 1M Wilton) para ir jugando con el degradado de color. Igual el acabado de cada uno de ellos no mata, pero la visión general es estupenda! Añadir fideos de colores, corazones y hasta probé un spray rojo metalizado comestible que me regaló mi madre estas navidades. Total, cuánto más exagerado, mucho más divertido, no?


Me encanta el efecto arcoiris, todo colorista y exagerado!


Igual no. Mañana será otro día. Si os digo que están de chuparse los dedos y de disfrutar como enanos devorando y llenándonos la cara de crema de colores. Y eso, amigos mios, es de las cosas más divertidas del mundo mundial, a que si?

Buenas noches y dulces dulces sueños!


Ah, por cierto! Estos cupcakes fueron horneados al ritmo de Lost Fingers, absolutamente imprescindibles!




Ahora si, a dormir, que mañana hay concierto!! :)

7 comentarios:

laura dijo...

Me han encantado, con tanto color.... són super divertidísimos!!!! Y como se pondran... como se los coman antes del concierto, van a tener energia para tocar toda la noche!!!!!

Ann De Clerck dijo...

Que bonitos, que colorido!!
Me encantan ^_^
Yo ahora estoy con una tarta arco iris, ya veremos que sale.

Besos!!

Duckland dijo...

Muchas gracias Laura!
Gracias Ann! A mi me resulta dificilísimo cuando me he puesto con cupcakes arcoiris, intentarlo con una tarta ya me da hasta pánico!! Estaremos atentas!!

Mar dijo...

Me tengo que animar a hacer esos buttercream tan ricos..........
Bss
La cocina de Mar
http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

Anna dijo...

¡Pero que cosa más bonita! Me encanta que hayas usado tantos colores, te han quedado preciosísimos! ¡Te sigo!

annatomiacupcake.blogspot.com

Liliana dijo...

Una verdadera monada! :)

Un saludo
Liliana

http://misdulcesaventuras.blogspot.com/

galletanas dijo...

me parece que te han quedado espectaculares !! muy chulis